Pioneras en la Preocupación por la Calidad en Ingeniería de Software

Publicado en

Autor

Hace unos días mi amiga Gloria Quintanilla me mandó una foto vieja encontrada en el baúl de su mamá. Esta foto ha despertado muchos recuerdos que quiero compartir con ustedes por dos razones: la primera es que se trata de una foto histórica de 1997, que presenta al grupo que fue uno de los pioneros al hacer algo por la calidad de software en México. La segunda razón es que son puras mujeres.

En aquel entonces tuve la oportunidad de disfrutar por primera vez el año sabático en la UNAM. Normalmente para pasar el año sabático los académicos escogen a una universidad para colaborar con otros investigadores. Pero en mi informe de sabático encuentro que efectivamente tuve una estancia académica en el Departamento de Electrónica del Politécnico de Milán (junio 1997 – julio 1997). Durante la cual me dediqué a estudiar el concepto de Proceso de Software y sus distintas formas de modelado. En particular, estudié el modelo de Personal Software Process de Watts Humphrey, que en ese entonces era casi desconocido en México.

Sin embargo, el resto de mi sabático (agosto 1997 – mayo 1998) tuve una estancia de colaboración en la empresa Tecnosys, en la ciudad de México, durante ese tiempo:

- Participé en la definición y la implantación del sistema de calidad en la empresa el cual la llevó a la obtención del certificado de ISO9001 en diciembre de 1997.

- Ofrecí dos cursos de capacitación para el personal de la empresa sobre el “Panorama de Tecnología Orientada a Objetos” y “Proceso Personal de Software”.

- Desarrollé una propuesta del programa de métricas para Tecnosys.

- Participé en la definición del modelo conceptual de una biblioteca de componentes reutilizables para la empresa.

- Apoyé a la gerente de calidad en la coordinación de su grupo de trabajo.

Gloria, que aparece en la foto a mi lado izquierdo, fue justamente esa gerente de calidad que tuvo la idea de invitarme a ayudarle a implementar el sistema de calidad basado en ISO 9001 en una empresa de desarrollo de software recién comprada por IBM de México, cuyo desafío adicional fue adoptar los procesos de desarrollo de la propia IBM. El reto fue muy grande. Nuestro equipo de trabajo lo completaban Angélica Su Ramos y Cecilia Montero Mejía (primera y segunda de la izquierda en la foto), ambas fueron mis ex alumnas de la Maestría en Ciencias de la Computación de la UNAM, y Mariana Pérez-Vargas de Tecnosys (de mi lado derecho en la foto). También, incorporamos a mi ex alumno de maestría Carlos Pérez Escobar, que no aparece en la foto, para no desdeñar la visión masculina ;) Una proporción parecida se repitió en el equipo que definió MoProSoft: fuimos ocho mujeres y tres hombres.

Para documentar el sistema de calidad con todos los elementos requeridos, Gloria encontró una herramienta irlandesa llamada Aimware, pionera en el mercado. Invitamos a Eamon McGuiness, el dueño de la empresa, para que nos convenciera y capacitara en su uso.

Contamos con cinco meses para “traducir” los requisitos de ISO 9001:1995, enfocados en lenguaje de empresas manufactureras, a los conceptos de los proyectos de desarrollo de software. Lo más difícil, que se me grabó en la memoria, era entender que en la manufactura hay que cuidar la calidad de cada copia producida a partir de un prototipo del producto, pero en el desarrollo de software lo importante es cuidar la calidad durante el desarrollo del prototipo, porque las copias salen con la misma calidad sin problema.

Cuando ya teníamos definidos todos los elementos del sistema de calidad con sus políticas, procesos y procedimientos documentados en Aimware, empezamos a buscar un auditor para revisar nuestra propuesta. La tarea no fue fácil porque no se contaba con experiencias de auditorías de ISO 9001 en las empresas de desarrollo de software (donde los productos son intangibles) y menos con la documentación en forma electrónica —todo se documentaba en papel. La que aparece segunda de la derecha en la foto es Margarita Santos, la única auditora que aceptó el reto. Apreciamos mucho su apertura para comprender las particularidades del desarrollo de software, como por ejemplo, que los insumos provienen del conocimiento humano, y su aceptación de que el manual de calidad estuviera albergado en un sistema de software.

Toda esta aventura se terminó con una auditoría exitosa en diciembre de 1997 y dio pie a que en el año siguiente con esta base trabajáramos en la adopción de SW-CMM nivel 2 y 3. Como efecto lateral, desde septiembre de 1997 en Tecnosys empezamos reuniones mensuales, de lo que llamamos “Círculo de Calidad de Software”, en las cuales invitábamos a todos los interesados en temas de calidad en ingeniería de software. En las reuniones se hacían presentaciones de los modelos y estándares como CMM, ISO/IEC 15504, RUP entre otros. Su éxito fue tal que en 1999 fundamos la Asociación Mexicana para la Calidad en Ingeniería de Software (AMCIS).

Pero, ¿qué ha pasado con las mujeres guapas que aparecen en la foto?, además de haber logrado varios éxitos profesionales y contribuir con un granito de arena en temas de calidad para la industria de TI en México, son felices madres de familia que han logrado conjuntar la vida profesional con la familiar. Gloria tuvo una participación crucial en el diseño de MoProSoft y MAAGTIC y es consultora en dirección de proyectos, planeación estratégica y gobierno para resultados, con una experiencia muy importante para el gobierno de Ecuador. Mariana es SCAMPI Lead Appraiser y socia fundadora de la consultora Avantare, que es líder en el mercado mexicano bajo su dirección. Angélica es coautora de MoProSoft y consultora experta en modelos y estándares de TI, actualmente está dirigiendo proyectos de TI dentro del sector financiero. Cecilia fue la primera evaluadora de América Latina reconocida por el Software Engineering Institute como Lead Appraiser de SW-CMM, posteriormente se convirtió en la primera instructora de CMMI certificada en nuestro país. Actualmente imparte cursos en México y varios países de habla hispana y también se dedica a la consultoría.

A manera de dedicatoria a nuevas generaciones de mujeres involucradas en TI quiero decirles que seguro están igual o mejor preparadas que nosotras en su momento. El avance en la tecnología y las opciones de acceso al conocimiento y al emprendimiento son oportunidades que sin duda las mujeres jóvenes deben aprovechar para llevar adelante iniciativas, asumir el papel de liderazgo a nivel profesional y, a la par, cumplir sus sueños personales.

Bio

La Dra. Hanna Oktaba es profesora de la UNAM y su objetivo principal es generar conocimiento a través de la creación y promoción de estándares. @hannaoktaba

Comentarios