fbpx 5 tips para introducir a tu empresa en la nube híbrida | SG Buzz

5 tips para introducir a tu empresa en la nube híbrida

Cada vez es más común elegir utilizar infraestructura en la nube para servicios como el correo electrónico o aplicaciones web. Mejor aún es utilizar un modelo de nube híbrida, es decir un modelo que combina nube pública, nube privada y sistemas dedicados.

La nube híbrida no es una cosa en sí que la gente vaya a comprar, híbrida es una filosofía en la que se combinan múltiples tecnologías que van a dar más beneficio a las empresas.

Para poder obtener beneficios económicos, tecnológicos y a nivel de negocios al usar la nube híbrida, es muy importante que todas las empresas hagan un análisis y un plan de cómo van a adoptarla. La cuestión está en que una empresa que no haya hecho ese análisis hoy en día, está un paso atrás frente a las que ya lo han hecho. Pero si vamos más allá del análisis, la verdadera cuestión es que hay que estar allí: Las empresas que no estén utilizando la nube hoy en día, no importa su tamaño, ya están un paso atrás.

1. Transición paso a paso

Una de las preocupaciones de las empresas que piensan migrar a la nube híbrida es cómo llevar a la empresa. Pero precisamente una de sus ventajas es que no requiere parar proyectos y volverlos a pensar o reprogramar aplicaciones en el nuevo contexto de la nube porque le permite a las empresas tomar ventaja de estas tecnologías de una forma sencilla, moviendo parte de una aplicación o de un sistema de negocios a la nube híbrida poco a poco como el negocio lo vaya requiriendo. 

Así entonces, la idea no es parar en sí las iniciativas que se están haciendo, el verdadero primer paso sería conocer realmente cuál es el concepto de nube híbrida para las empresas, algo con lo que una empresa podría tener alguna hipótesis de cuál es la mejor forma de obtener una ventaja de ella. Es en ese momento cuando uno debe evaluar, bien sea proyectos nuevos o proyectos ya funcionando, cómo se debe adoptar este tipo de nube. 

2. Elegir la herramienta correcta

Sin duda alguna hay una importancia fundamental en elegir la herramienta correcta, la pregunta es ¿Cómo hacerlo? Primero, las compañías no deben empezar con la tecnología como la solución sino empezar conociendo las aplicaciones; hacer un análisis de las necesidades de las aplicaciones incluyendo necesidades de crecimiento y escalabilidad, etc. y eso da una pauta que permite escoger las aplicaciones correctas.

3. La experiencia de la empresa

Es pertinente un análisis de cuál es la experiencia y habilidades técnicas que una empresa requiere para correr y mantener sus aplicaciones al día. La elección puede apoyarse en preguntas como: ¿cuáles son las aplicaciones que usa mi empresa en este momento? ¿Cuáles actividades no posee? ¿Cuáles actividades agregan valor y cuáles no?

4. Outsourcing

Del análisis de las aplicaciones y la experiencia y habilidades técnicas puede surgir una idea de cuáles son las funciones que deben ser candidatas para outsourcing. Si existe una función para la cual la empresa no tiene la capacidad técnica o es una capacidad técnica que no es eficiente o no agrega valor, estas son actividades o funciones técnicas que una empresa debería considerar delegarlas hacia un proveedor de servicios. 

5. Asesoría

Por último, un factor muy importante en la idea de que las empresas que no están utilizando la nube ya están un paso atrás, es la complejidad de estar al día con estas tecnologías y saber cómo funcionan. En ese sentido, uno de las ventajas para las empresas son las asesorías, que puede ayudar a tomar la mejor decisión con base en cuál es la mejor forma de desplegar las aplicaciones que una empresa necesita.

¿En 5 años la Nube será una cotidianidad para las empresas? 

Si supiera el futuro a cinco años estaría trabajando como inversionista en la bolsa. Pero algo que puedo ver, primero, es que la nube está en un proceso de madurez, está de moda. Y si se considera la cantidad de dinero que se invierte en infraestructura cada año en la nube, estamos al principio de una evolución más profunda. Yo creo que la nube va a convertirse en algo muy común, va a ser como lo más normal para las empresas.

En segundo lugar, creo que la nube va a convertirse en un sistema cada vez más complejo en el sentido de que va a tener más capacidades. La idea es precisamente que el modelo inicial de la nube pública que empezó prácticamente hace cinco años no es el modelo que necesitamos para dentro de los próximos cinco años sino que es realmente una combinación del modelo de nube pública que empezaron Amazon y Rackspace.

La nube pública es un modelo en el que uno paga por lo que usa y esos presupuestos elásticos suenan muy bien para nuevos proyectos y empresas en crecimiento pero, como sabemos, la mayor parte de departamentos de tecnologías de la información en la mayor parte de empresas no nos gusta trabajar con presupuestos elásticos; imagínate que tu compañía de televisión te diga que te va a cobrar con base en cuanta televisión ves a la semana, sería un poco preocupante y creo que muchos preferiríamos un modelo en el que pagamos una cantidad fija y sabemos más o menos cuánto vamos a consumir con base en eso. 

Ese es uno de los preceptos básicos de la nube de hace cinco años que no creo que vaya a ser preferido por las empresas a largo plazo. Las empresas tienen cargas de trabajo que son variables pero muchas que son estables, así que las cargas estables van a buscar plataformas que les den una realidad más precisa en cuanto a sus costos, no solamente tecnológicos. Así entonces, la idea de la nube híbrida es precisamente un punto de vista en el que muchas empresas proveedoras ven que en el futuro la nube se va a integrar no solo con otras tecnologías sino que las empresas van a reconocer que van a tener una combinación de tecnologías sobre las que van a tener su propio control y otras a las que les van a dar su manejo a terceros.

Ante lo inminente de la nube como algo que va a ser cada vez más cotidiano para las empresas y desde mi involucramiento al medio empresarial por muchos años, mi primera recomendación para empresas de tamaño pequeño sería que consideraran que hoy en el mundo ninguna compañía crea su propia electricidad. Eso es algo que sabemos que es mejor dejárselo a un especialista que puede mantener economías de escala y dejarnos la capacidad de “prender la luz”. De la misma forma ocurre con la nube y hay que considerar hasta qué punto una empresa puede confiar todas sus necesidades tecnológicas a un proveedor de servicios confiable para no tener que tener un departamento de sistemas del que se tiene que preocupar o mantener un enfoque en la integración y aplicación de las mejores tecnologías para que obtengan un beneficio económico para la empresa 

Por su parte, para empresas más grandes, la recomendación es simplemente que conozcan cómo el modelo de nube híbrida está presente en todas las industrias y en todos los ámbitos de negocios y que pasen un tiempo considerando qué aplicaciones podrían ser las primeras candidatas para tomar ventaja de la nube híbrida.

 

-----

Gerardo Dada es Director de Product Marketing en Rackspace Hosting.

Tags