Startupbus 2022 : Haciendo realidad el sueño en startup

Hola soy Danna Kiedis y soy la primera mexicana y latina en volverse directora de StartupBus North America, el llamado “madre de los hackatones”. Es un evento de startups internacional que se llevó a cabo la semana pasada, del 27 al 31 de julio. 

StartupBus, comenzó en Estados Unidos en 2010 bajo el concepto de un roadtrip (o viaje en carretera) donde van emprendedores buscando crear empresas tecnológicas. El primer StartupBus partió con una sola ruta desde San Francisco hasta Austin.

La idea es que durante el viaje, que dura unas 72 horas, los emprendedores a bordo se conozcan y formen equipos de acuerdo a sus ideas afines. Durante el trayecto trabajan en crear un prototipo para su empresa, normalmente una aplicación móvil o sitio web que será el centro de su negocio.

Así es como durante 5 días más de 80 talentos, 10 mentores, 17 conductores, 7 miembros del jurado y 7 miembros del equipo organizador, vimos como 5 rutas que incluían México, Advancing Black Entrepreneurs, Silicon Valley, Florida y Latinx in Tech formaron nuevas startups, en su camino a Austin, Texas, para tener 5 finalistas y un ganador. 

La competencia me ha traído un gran crecimiento profesional, un cambio de mindset y una de las mejores, aunque más difíciles experiencias de mi vida. Sin embargo, lo más invaluable para mi, es ver el impacto en los buspreneurs. Por eso, le pedí a Claudia Alexander, quién fue responsable no solo de poner en la mesa la problemática que su equipo resolvió, si no también de la campaña global para StartupBus #ThinkInsideTheBus que materializamos en esta edición, que escribiera su gran historia.  

Esta es su historia: 

“La primera vez que me hablaron sobre StartupBus no entendí nada; lo hizo mi amigo Julio, a quien conocí cuando tenía 17 años. “Necesitamos una copy bilingüe para crear la comunicación de una campaña”, me dijo, y yo le contesté simplemente “Sí” sin tener la menor idea de qué era lo que iba a pasar después.

Entonces, me contactó Danna Kiedis, la brillante directora (y mi ahora mentora casi amiga y diversión sin fin) general del StartupBus North America 2022. Yo creía que lo disimulé bastante bien, pero ella dice que cuando me pitcheó el proyecto, yo solo puse cara de desconcierto y se notaba que no creía que fuera de verdad ni que esto existiera. Acepté el proyecto por curiosidad y para hacer algo nuevo (creo que el encierro de la pandemia me hizo querer salir a donde sea a hacer lo que sea y, en realidad, eso fue lo que pasó).

Danna me comentó que tenía dos objetivos particulares para esta edición, lanzar el primer autobús de Latinxs in Tech además del bus de México, con el fin de expandir el beneficio uno; a más mujeres no solo de México, si no de todo LATAM y dos que este fuera el MVP de una edición de StartupBus Latinoamérica. 

 

El 27 de julio a las 6 a.m. llegué a las oficinas de Fintual en la Ciudad de México. Apenas comenzaba a amanecer cuando la entrañable y maravillosa Abril junto con Eric Aguilar, conductores de Latinxs in Tech, mi autobús, nos dieron la bienvenida… Y nos pusieron a dar nuestro primer pitch. 

Cuando David Zonana, uno de los conductores del bus de México y Latinxs in Tech, me dijo que propusiera algo, solo por no quedarme callada, pensé y dije que debería existir y me gustaría crear algo para repartir las tareas del hogar equitativamente (sobra decir que la problemática nació de la desorganización y falta de comunicación por la que pasaba mi casita en ese instante). David se mostró interesado en la idea y yo pensé que solo estaba siendo amable. Pero no.

Para mi sorpresa, mi pitch gustó y de repente ya existía un equipo desarrollando el proyecto. Al subir al bus, Sebastián (también conductor y, ahora, entrañable amigo) nos gritaba: “¡Bienvenido/a al resto de tu vidaaaaaaaaa!”, y yo pensé que exageraba. Pero no.

Fue así como Claudia (¡que llegó desde Perú!), Gus (de CDMX), Edd (de Guadalajara) y yo (de Querétaro) nos subimos al bus sin nunca antes habernos visto y comenzamos a trabajar inmediatamente. El nombre de nuestro proyecto: Even Living

Después de tanto trabajar en el pitch, puedo decirles fácilmente que Even Living es una plataforma que permite a las parejas, o roomies, organizar las tareas del hogar de una manera más equitativa; se enfoca en crear acuerdos, no en asignar tareas.

Para generar ganancias, tenemos un catálogo de servicios útiles que podemos recomendar a nuestros usuarios en función de su actividad y acuerdos. Por ejemplo, si te tocan los trastes, quizás recibas un cupón para comprar jabón con descuento.

Además, como nos centramos en crear acuerdos más que en asignar tareas, Even Living es ideal para la economía doméstica. Se nos ocurrió agregar recordatorios a la app, por ejemplo, para recordar a tus roomies que paguen la renta a tiempo (porque a nadie le gusta andar de cobrón). Cada recomendación y transacción realizada en la app nos genera una comisión. Y listo.

Lo anterior fue muy fácil de escribir, pero en realidad, fue pesadísimo crearlo. Para empezar, el “súper” giro de tuerca de este hackathon es trabajar en el proyecto viajando en autobús de CDMX a la ciudad sede en Estados Unidos, que este año fue Austin, Texas.

Pasaron muchas cosas, así que solo enlistaré de lo que me acuerdo, porque darle sentido a todo lo que pasó es muy difícil y estoy muy cansada: 

-El miércoles salimos como a las 11 a.m. de CDMX camino al Tec de Monterrey (campus Monterrey). Llegamos el jueves alrededor de las 2 a.m. Trabajamos sin parar, sin dormir y nos fuimos a bañar a las 6 a.m., desayunamos a las 7 y nos subimos de nuevo al bus camino a Austin. 

-Seguimos trabajando sin parar hasta que llegó el momento de pasar por migración para entrar a Estados Unidos. Esto fue horrible. Estuvimos alrededor de 7 horas en este asunto, mientras la mitad del bus estaba en un centro comercial y la otra mitad moría de insolación en la mera frontera. Hasta que, al fin, todos pudimos pasar.

-Llegamos a Austin a la casa de Software Guru a las 2 a.m. del viernes. Nos recibieron con ánimos, comida, alberca, internet y regaderas para poder seguir trabajando. Trabajamos, trabajamos y trabajamos.

-Se suponía que el viernes iríamos a la NASA, pero la pérdida de tiempo en la frontera retrasó todo nuestro trabajo, así que de la casa de Software Guru, nos fuimos directamente al Hilton para encerrarnos cada equipo en su cuarto a seguir trabajando. 

-El sábado a las 2 p.m. inició la competencia. Teníamos que presentar un pitch de un minuto para determinar qué equipos pasaban a la semifinal. Todos dimos todo. Al terminar las presentaciones, nos dijeron que hasta el domingo en la mañana nos dirían quién pasaba, así que todos volvimos ese día (cansados, hambrientos y un poco frustrados) con nuestro equipo a trabajar en el hotel para estar preparados por si nos tocaba pitchar en la semifinal. 

-El domingo dieron los resultados a las 10 a.m. varios equipos del bus de México y Latinxs in Tech lo logramos y enseguida empezaron los pitches (esta vez de 5 minutos) para determinar qué equipos pasaban a la final para tener un ganador ese mismo día. Fue una locura. 

-Solo Even Living llegó a la final y fue un momento agridulce, porque de verdad yo quería ver a todos mis nuevos amix triunfar y competir con ellos en la final. 

-No ganamos. Pero, en mi corazón, sí lo hicimos. Fue increíble.

Y así fue. Hay muchas cosas que estoy dejando fuera porque es demasiado lo que viví en tan pocos días, todavía no termina de aterrizar todo bien en mi cabeza.

Fue muy significativo poner el nombre de México y Latinoamérica en alto. Nuestros proyectos alcanzaron el nivel de los mejores que puedan existir en todo el mundo y demostramos que hace falta que la industria tecnológica volteé un poco hacia abajo en la geografía para apoyar la creación de productos que pueden ser utilizados internacionalmente.

Los mexicanos la tuvimos un poco más fácil porque partimos de nuestro país, así que los que llegaron de Perú, Ecuador y Colombia se merecen un reconocimiento especial por hacer el esfuerzo extra para venir a compartirnos todo lo que saben para poner el nombre de todos los latinos en alto. 

Para concluir, solo puedo decir lo mismo que me dijeron cuando trataban de explicarme de qué se trataba todo esto: conocerás a personas que se convertirán en tus mejores amigxs para toda la vida, aprenderás un montón de cosas en bien poco tiempo, trabajarás sin internet, te hartarás de estar en el camión y quizás te vas a pelear en algún momento, pero luego regresarás a trabajar y resolverás todo con tu equipo, llegarás a competir con equipos de Estados Unidos y te darán muchos nervios pitchar en un idioma que no es tu lengua madre, y finalmente, lo más importante: no regresarás a casa siendo la misma persona

Yo creía que todo esto del StartupBus era una exageración, se me figuraba hasta como un culto. Pero no.”

¿Qué piensas tú? ¿Te gustaría vivir en algún momento esta experiencia?

Tags