El día que dejamos de hacer APPS y comenzamos a construir productos