fbpx Los retos de un tester de videojuegos | SG Buzz

Los retos de un tester de videojuegos

Publicado en

A diferencia de lo que todos podríamos juzgar, ser probador de videojuegos no es un rol que implique tareas triviales, pueden ser disfrutables hasta cierto punto, pero de ninguna manera tan simples como para pensar que sólo se requiere de pasar horas y horas jugando.

Son sin duda indispensables ciertas habilidades y atributos, además de conocimientos y especialización en ciertas áreas, como es el caso por ejemplo de aquellos Testers que específicamente se enfocan en el área de “Localización” de videojuegos.

Si las compañías que los desarrollan, no probaran de forma exhaustiva y adecuada, definitivamente “pondrían en juego” no sólo las jugosas ganancias que las miles de copias de un producto específico colocado en el mercado global les pudiera generar, sino toda una reputación que se ha venido forjando mediante la aceptación de cada versión de productos que sus más asiduos seguidores están dispuestos a adquirir, por ello es que se toman tan en serio el proceso de probar arduamente cada nuevo producto antes de liberarlo al mercado. Los seguidores no perdonan, máxime cuando tienen medios masivos como las redes sociales, mediante los cuales pueden literalmente “destrozar” o desacreditar un producto en específico que no hubiese cumplido con sus expectativas de calidad.

Ciertamente, de la población joven es de donde más probadores de videojuegos surgen, quizás en cierta medida porque es ese segmento a quien más le ha tocado vivir el “boom” de esta industria tan rentable.

Características de un tester de videojuegos

Evaluar la calidad de software de videojuegos va desde probar su funcionalidad hasta ser un experto traductor, además de ser un experto “localizador de videojuegos”.  Aún para cada caso resulta de gran importancia contar con al menos las siguientes características:

  • Tener amplia experiencia jugando diversos tipos de videojuegos (en distintas plataformas).
  • Sensibilidad lingüística.
  • Saber más de un idioma.
  • Ser una persona etica.
  • Saber trabajar en equipo.
  • Tener gran flexibilidad de horario.
  • Tener pasión por la industria de los videojuegos.
  • Tener como lengua nativa aquella en la que se “localizará” un videojuego.
  • Tener capacidad de organización.
  • Comunicarse adecuadamente con otros equipos (especialmente con los desarrolladores).
  • Tener experiencia (deseable) en programación y diseño.

Definitivamente, aún cuando el probar la funcionalidad y la “jugabilidad” de un videojuego, puede implicar realizar ciertas actividades de un proceso normal de pruebas funcionales de cualquier tipo de software,  ya que igualmente existe una planeación, diseño de pruebas, ejecución, monitoreo, reporte de “bugs”, obtención de métricas y seguimiento a correcciones, pueden presentarse ciertas modalidades o adaptaciones dentro del proceso típico de pruebas, ya que hay que categorizar de forma distinta ciertos elementos de lo contrario los tiempos para probar y corregir pueden resultar ser más limitados, la dinámica de liberar nuevas versiones corregidas puede variar, pues en este sector en especial resulta muy costoso detectar los defectos de forma tardía, los materiales o documentación fuente con que en cada caso se cuente pueden ser también restrictivos desde cierto punto de vista. Por ejemplo, quienes se encargan de realizar traducciones, usualmente no cuentan con la versión original del juego completo, sino que reciben muchas de las veces sólo los textos originales en documentos, pero sin tener el contexto completo con imágenes u otros elementos que les ayudarían a efectuar mejores adaptaciones de diálogos.  Esto en la mayoría de los casos,  se debe al nivel de confidencialidad que las empresas desarrolladoras exigen para evitar que puedan efectuarse reproducciones piratas masivas de las versiones beta de videojuegos a que los Testers tienen acceso, o bien, a que puedan revelar a personas cercanas ciertos secretos que pueden resultar cruciales para el juego que se encuentran probando. Ciertamente existen varias medidas que pueden tomarse, como convenios estrictos de confidencialidad, sin embargo no siempre resultan ser el mejor de los candados.

Entre los errores más comunes a los que se enfrentan los testers de videojuegos se encuentran:

  • Bajo rendimiento.
  • Glitches.
  • Errores de instalación.
  • Malas traducciones.
  • Manejo incorrecto de sesiones.
  • Errores  de adaptación cultural.
  • Baja calidad en los textos.
  • Errores de terminología del juego.
  • Manejo incorrecto de personajes y musicalización.
  • Errores de plataforma.
  • Errores de estándares.
  • Problemas físicos en las consolas o hardware  requerido.
  • Errores de concordancia en voces de personajes.
  • Reflejo inadecuado de expresiones según el contexto del diálogo.
  • Manejo inadecuado de teclas, botones, limitaciones para manipular zonas de la pantalla.
  • Errores de usabilidad en general.

También pueden presentarse errores de lógica o aspectos que van desde el movimiento hasta los efectos de física que dan mayor realismo a las escenas (según sea el juego del que se trate), problemas en interacción de los personajes y el desarrollo mismo de la historia del videojuego. Algunos errores de programación pueden incluso generar congelamiento del juego bajo ciertas circunstancias, o errores en el control de los “scores” de cada jugador, por ejemplo, en juegos de competencias o deportes, errores de performance si mientras se juega teniendo activas descargas de películas, música, videos en internet o se tienen abiertos otros programas, el juego pierde dinamismo.

Entre estos recién listados, y tantos otros tipos de problemas, los Testers de videojuegos se enfrentan a otros retos que, en su gran mayoría, tienen que ver con aspectos de “localización”, entendiéndose dicho término como “la preparación y/o adaptación de un videojuego para ser utilizado en varias localidades del mundo, lo cual va mucho más allá de efectuar una simple traducción de lenguaje, sino que abarca además otros aspectos como: lingüística, cultura, diferencias en hardware y software, diferencias en cuestiones legales, identificación con iconografía y musicalización locales, idiosincrasia, etc.” Definitivamente el humor de un norteamericano no será el mismo al de un mexicano, al igual que habrá frases o palabras que de un país o región a otra puedan resultar ofensivas los personajes, frases de moda locales, entre esos y otros muchos aspectos deben cuidarse como parte de la “localización” de un videojuego.

A continuación se mencionan algunos otros importantes retos de esta área:

Apoyar a la organización a mantener bajos los costos de traducción:

  • Ya sea mediante la reutilización de términos y frases ya traducidas, con el fin no sólo de traducirlos una sola vez, sino de además mantener una consistencia en el empleo de dichos términos.
  • Reducir la cantidad de contenido en materiales como manuales, instructivos, archivos “Read me”, etc.
  • Acortar las explicaciones, descripciones y diálogos mientras sea posible, dejando los mensajes claros pero con menos palabras (no recortarlo demasiado si esos mensajes además serían grabados en voz, ya que podrían encimarse los diálogos).
  • Emplear el menor número posible de actores de doblaje, interpretando cada uno a varios personajes.
  • Apoyar para mantener en tiempo y forma la infraestructura necesaria para probar los videojuegos, entre esta infraestructura podemos encontrar computadoras, monitores especiales, televisiones, consolas y/o hardware especiales para las pruebas, tarjetas de memoria, dispositivos para grabación, videos o aparatos DVD’s grabadores, cables especiales, discos duros, mandos y conexiones rápidas. Cualquier falla que pueda retrasar los tiempos de liberaciones establecidos, se traduce en pérdidas económicas.

Llevar a cabo una real preparación para la localización de un videojuego:

  • Si el contenido del juego será traducido a varios idiomas, es indispensable contar dentro del equipo de pruebas con un guionista de excelente nivel de inglés, por ser éste uno de los idiomas más utilizados en diferentes regiones y dado que originalmente el material fuente pudiera estar desarrollado en dicho idioma.
  • Realizar comprobación de gramática, comprobación de  coherencia de términos, comentarios adecuados, identificar posibles malentendidos, bromas y/o modismos que no aplicarían en otros idiomas.
  • Revisar longitudes de diálogos, especialmente los de la pantalla, a fin de identificar que no excedan las longitudes máximas posibles, ya que en algunos idiomas se requiere de más palabras para traducir lo mismo.

Evaluar el adecuado de doblaje y grabación de audio.

  • El tester tiene una labor importante también en este proceso de probar los doblajes efectuados por los actores, ya que debe detectar gran cantidad de inconsistencias y errores ocasionados por la dificultad que esta tarea conlleva, desde problemas por entonaciones inadecuadas ante expresiones de júbilo, enojo o cualquier otra emoción que sin tener el contexto completo pueden pasar desapercibidas.


Si implica tantos costos, tiempo, esfuerzo ¿por qué invertir en “localizar un videojuego”?

Por la sencilla razón de que las organizaciones dedicadas al desarrollo de éstos, vislumbraron que es una importante estrategia para incrementar la cantidad de copias de videojuegos vendidas en cada región/país. El realizar versiones especialmente adaptadas para cada territorio (tal como se haría para el caso de los doblajes en las películas), se traduciría en mayores ingresos que definitivamente retornarían la inversión en el corto plazo.

Es tan dinámico el ritmo con que se avanza en el mundo de los videojuegos, que si bien es cierto existen herramientas de software para llevar a cabo procesos de traducción/localización, existen tantas alternativas como queramos ver, todas orientadas a expandir aún más el alcance de este tipo de productos de software, y a final de cuentas, para los usuarios finales lo realmente importante será que puedan permanecer ininterrumpidamente jugando, sin problemas de calidad en los mismos que les impidan romper nuevos récords.

 

Bio

Sandra Berenice Ruiz Eguino es Directora de Operaciones de e-Quallity, además ha participado como Consultora Senior en proyectos de mejora de organizaciones de Prueba de Software. Cuenta con certificación internacional en Pruebas por el ASTQB. A lo largo de su trayectoria profesional ha actuado también como Ingeniero de Pruebas Senior, Líder de Proyectos, Administradora de Proyectos nacionales e internacionales, analista y desarrolladora. Ha sido profesora de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), donde realizó sus estudios de Maestría en Ciencias Computacionales.