fbpx Prueba de Software | SG Buzz

Prueba de Software

Semántica Formal

Publicado en

A lo largo de las entregas anteriores de esta columna, hemos estado revisando varias cosas alrededor de lenguajes: lenguajes naturales (lingüística computacional), lenguajes formales, computer languages (de especificación, de documentación, etcétera), paradigmas y generaciones de lenguajes de programación, y componentes de un compilador.

Prueba de Software: Lenguajes de Computación

Publicado en

Ahora que ya cubrimos algunos fundamentos teóricos, podemos abordar aspectos más prácticos que nos ayuden en nuestro objetivo original de obtener elementos para desarrollar lenguajes propietarios de propósito particular que nos ayuden a incrementar nuestra productividad en el desarrollo de software. Doy la bienvenida a Aarón Moreno, con quien estaré escribiendo en los siguientes números.

La prueba de software y los special purpose languages

Publicado en

Parte 5.

En números anteriores hemos venido estudiando los lenguajes formales para tener herramientas que nos permitan hacer más eficiente el desarrollo de software. Permítanme en este número hacer una digresión para abordar brevemente el tema principal de este número, que considero podría serles de utilidad en el futuro próximo; prometo no entrar en detalle más allá de lo estrictamente necesario.

Los Special Purpose Languages

Publicado en

Me da gusto estar retomando esta columna, luego de un receso de varios años en los que estuvo a cargo de Berenice Ruiz.

En el pasado SG Conference & Expo ofrecí la plática “La prueba de software y los special purpose languages”. Dado que al terminar varias personas me sugirieron abundar en el tema, aprovecharé este espacio para hacerlo durante esta y varias entregas más de esta columna.

Software testing: retrospectiva y tendencias

Publicado en

Si nos dieran la oportunidad de introducirnos a la utópica máquina del tiempo, y vivir hacia atrás los acontecimientos que han marcado pauta en la industria del Testing, comprobaríamos que en estos últimos diez años se han dado pasos importantes (particularmente en México), entre los cuales bien vale la pena mencionar:

Mayor madurez de las empresas al considerar aplicar formalmente esfuerzos de pruebas dentro de su ciclo de desarrollo de software.

Automatización de Pruebas

Publicado en

Muchas empresas han visualizado los beneficios de la automatización de pruebas, pero se han encontrado con dificultades para comenzar de una manera eficiente. Esto se debe principalmente a la falta de experiencia y a verse desbordados en su capacidad de ejecución, ya que es necesario continuar con las pruebas rutinarias de siempre, siendo así el testing automatizado un trabajo extra, más que algo que nos ahorrará esfuerzo a mediano y largo plazo.

¿Debo Certificar Procesos, Personas o Productos?

Publicado en

Cuando de probar software se trata, resulta útil preguntarnos qué estrategia es la que mejor conviene aplicar al negocio. Si ya estamos convencidos de la ventaja competitiva que por sí misma las certificaciones pueden tener, el siguiente paso es decidir el orden prioritario de los criterios sobre los cuales nos basaremos para orientar nuestros esfuerzos y recursos al momento de invertir en ellas.

Outsourcing del Servicio de Prueba de Software

Publicado en

Cuando las organizaciones se enfrentan a la imperante necesidad de contar con sistemas de software para sustentar su operación, se encuentran ante la disyuntiva de si deben utilizar aplicaciones de software existentes en el mercado y configurarlas a los procesos específicos de la empresa, o bien si deben contratar del desarrollo de sistemas de software “a la medida”.

TMMi: Un modelo especializado en pruebas

Publicado en

En ediciones anteriores, hemos hablado sobre el modelo mexicano Test Aptitude Model (TAM) de e-Quallity, el europeo Test Process Improvement (TPI) de Martin Pol y Tim Koomen, y el estadounidense Testing Maturity Model (TMM) del Illinois Institute of Technology). TMMi (Testing Maturity Model integrated) es otro modelo especializado en prueba de software, y en diciembre del 2010 se liberó su versión 3.1, la cual incluye los niveles 4 y 5 que habían quedado pendientes en la versión anterior (2.0). Conozcamos un poco más sobre él.

El Estado del Arte y la Prueba de Software

Publicado en

En el ámbito del desarrollo de software, el estado del arte (state of the art) típicamente ha estado vinculado con la evolución de los lenguajes de computación. Uno de los primeros grandes saltos en esa dirección fue el desarrollo del primer lenguaje de alto nivel, FORTRAN. En sus inicios, el desarrollo de software en ese lenguaje era considerado “programación automática” porque requería menos conocimientos técnicos que los lenguajes ensambladores. Los detractores (gurús que programaban en lenguaje ensamblador) solían justificar su rechazo mostrando que los programas en FORTRAN eran significativamente más ineficientes comparados con los que ellos escribían. Hoy no solo tenemos lenguajes de programación de alto nivel, de “cuarta” y de “quinta generación”, funcionales u orientados a objetos; también lenguajes de documentación (Latex, HTML, etc.), de especificación (bison, flex, etc.), y otros. Sin embargo, estos lenguajes hoy representan más bien lo que suele llamarse el “state of practice”: lo que incorporan las herramientas comerciales y que utiliza la industria.

Pruebas de usabilidad en sitios web

Publicado en

La usabilidad se ha convertido en un factor importante de diferenciación en las aplicaciones de software. Como usuarios, cada vez le damos un mayor peso a este elemento. Las pruebas de usabilidad se vuelven cada vez más importantes, a medida que los usuarios buscan mayor satisfacción respecto a facilidad de uso, navegabilidad, adaptabilidad, simplicidad, estética.

El contexto de la prueba de Software

Publicado en

En países desarrollados encontramos toda una industria de prueba de software, constituida entre otras cosas por una buena cantidad de profesionales especializados, proveedores de herramientas, congresos, publicaciones periódicas, y múltiples alternativas de capacitación y certificación. La industria de software de esos países consume esa especialización, así como la objetividad e independencia con que ésta puede venir acompañada. Considero que en México la prueba no ha mostrado aún su potencial como catalizador en el incremento de la calidad de productos de software, así como en la disminución de los costos de desarrollo; esto en buena medida porque no se había ofrecido ese servicio de manera integral, especializada e independiente. En éste y los subsiguientes tres números, haré un recorrido por la disciplina de la prueba de software, brindando una perspectiva amplia de la misma.